13-ENERO 2003 Movilización general contra el golpismo

CARTA ABIERTA A MARIA ISABEL RODRIGUEZ DE CHAVEZ

Señora Maria Isabel, muy respetuosamente me dirijo a Ud. con la siguiente inquietud:

Durante los últimos días he notado con bastante preocupación que en muchos de los planteles educativos, ya sean privados o públicos, las clases no han comenzado por que los docentes no llegan o los padres no envían a sus hijos; quizás las excusas son muy diversas; unos porque no están de acuerdo con el proceso que lleva su esposo, Hugo Chávez, y sienten la necesidad de seguir al pie de la letra lo que un grupo de personas antipatriotas les está indicando prometiéndoles un “futuro mejor”; otros porque se sienten preocupados por la seguridad de sus hijos, otros porque tienen problemas con el transporte debido al suministro de gasolina; en fin un sin número de pretextos que no vienen al caso cuando de la educación de nuestros hijos se trata. Lo que me motiva principalmente a escribirle señora Maria Isabel, es que en días pasados Ud. salió en televisión junto a sus dos hijos pidiéndole a nuestro presidente que se asomara y viera por el balcón o la ventana (no recuerdo exactamente) lo que el pueblo quería, que viera las calles y observara la masa de gente que rogaba por una Venezuela mejor, que lo hiciera por su hija que, junto con muchos niños, es el futuro de nuestro país, (disculpe si no estoy siendo literalmente exacta, pero eso es lo que recuerdo) . Ahora bien, yo no se cuales fueron o son los motivos por los cuales Ud, decidió separarse de su esposo, eso no me interesa, pero lo que si me interesa es su separación del proceso revolucionario en el que Ud. creyó inicialmente participando en la Asamblea Constituyente y apoyando a su esposo incondicionalmente, o no digamos a su esposo, sino a un ideal con el que soñábamos millones de venezolanos durante 40 años de corrupción y miseria; todo esto se lo digo porque mi desilusión es enorme al no verla salir ahora por los medios de comunicación llamando a los maestros, a los padres y a todos los involucrados , a la REFLEXIÓN; porque Ud. como yo somos madres, tenemos hijos en edad escolar, y ver esa cantidad de escuelas y colegios cerrados solo por la absurda ambición de poder de unos pocos, me hace sentir impotente, no así Ud. que es Presidenta de la Fundación del Niño, Ud. que aunque muy a su pesar sigue siendo la Primera Dama de la República. A Ud. si la escucharán, a Ud. sí la tomarán en cuenta; Ud. que representó para muchas mujeres jóvenes y no tan jóvenes un patrón a seguir; ahora qué! . Realmente me siento desilusionada porque yo creí en Ud. , quizá esperaba mucho o tenía demasiadas expectativas con respecto a lo que iba a ser su trabajo por esta Venezuela que todos queremos. Discúlpeme, Señora María Isabel, pero siempre me he caracterizado por mi sinceridad y con Ud. no puedo ser la excepción.

Finalmente, Señora María Isabel, quiero decirle que todas las mujeres durante nuestra vida hemos tenido que atravesar por problemas a los cuales inicialmente no le vemos solución pero que el tiempo, que es un gran amigo, al final nos da la libertad y la esperanza de querer seguir adelante por nuestros ideales y por labrar un mejor futuro para nuestros seres queridos.

Espero realmente que esta carta sea leída por las Señora Maria Isabel de Chávez y que la ayude a reflexionar sobre los acontecimientos que están destrozando a nuestro país, especialmente la mente y la educación de nuestros niños.

Gracias.

María Gabriela Niño Berti

Gabyni35@cantv.net

 

u